Botón volver al inicio

En un recuadro horizontal, un fragmento de video de la película de Chris Marker “La Jetée” (1962). De medio cuerpo un hombre acostado en una hamaca, cabello negro, con camisilla interior y camisa desabotonada, con los dedos de la mano derecha rodea su muñeca izquierda que está vendada, en sus ojos tiene una especie de almohadillas en forma de gafas de las que salen varios cables. La voz del hombre narra mientras en la pantalla se ven diferentes imágenes. El hombre dice: “En el décimo día, empezaron a rezumar imágenes, como confesiones”. La imagen del hombre en la hamaca se disuelve a negro. El hombre dice: “Una apacible semana”. Aparece la imagen de una pradera donde cuatro chivos están pastando en el fondo un árbol y dos caballos. El hombre dice: “Una habitación apacible. Una habitación auténtica”. Se ve la fotografía de una habitación muy estrecha, a la izquierda una cama pequeña desordenada, dos almohadas, una sobre la otra, al lado de la cama hay una mesa con un mantel de cuadros, frente al escritorio un ventanal alto con la cortinas recogidas, una silla, un escritorio bajo y una matera en la pared. El hombre dice: “Niños auténticos”. Aparece la fotografía de un niño desde los hombros a la cabeza, tiene el cabello rubio y liso. El hombre dice: “Pájaros auténticos”. Aparece la fotografía de varias palomas que alzan el vuelo desde el piso. El hombre dice: “Gatos auténticos”. Se ve la fotografía de dos gatos sentados en una cama tendida con una sábana de rayas. El hombre dice: “Tumbas auténticas”. Se muestra la fotografía de un cementerio de día, cruces y lápidas, al fondo un bosque. El hombre dice: “En el decimosexto día se hallaba en el muelle de Orly”. En una fotografía un muelle amplio, dos barandas a cada lado, 4 postes de luz separados entre sí, sostienen varias filas de lámparas que apuntan a lados opuestos, a lo lejos edificios. El hombre dice: “Vacío”. El hombre dice: “A veces recupera un día de felicidad, aunque diferente”. En una fotografía se ve un lago extenso con neblina, montañas al fondo, a la derecha dos maderos salen por encima del agua, a la izquierda un hombre parado en una barca pequeña de remos. El hombre dice: “Una cara de felicidad, aunque diferente”. En una fotografía de medio cuerpo, una mujer de pie recostada al lado de una ventana con el cabello hacia atrás y una blusa negra ceñida. El hombre dice: “Ruinas”. Sobre una colina de piedra un muro en ruinas, al fondo una montaña. El hombre dice: “Una chica que puede ser la que busca”. Una mujer con falda negra hasta las rodillas, camisa blanca de manga corta, cabello corto, acaricia su cuello mientras camina, está atravesando un campo de trigo que ha sido recién podado, al fondo un bosque de pinos.